Historia

VILLANUEVA DE LOS INFANTES (EL LUGAR DE LA MANCHA).


De los tiempos de los romanos se conservan restos de dos calzadas romanas, dos puentes romanos, destacando el de "Treviño" por su gran dimensión, y un viaducto. Este último enclave fue arrasado durante la invasión árabe y reconstruido posteriormente con el nombre de Jamila, (nombre de origen hebreo, se cree que vivían familias judías).


La batalla de Las Navas de Tolosa (1212) que libró Alfonso VIII de Castilla contra los almohades pone fin al dominio árabe de La Mancha iniciándose una urgente labor de repoblación de estas tierras. Así, Jamila aparecía en 1245 como aldea poblada por los Caballeros de la Orden de Santiago. Debido a las características del terreno, los habitantes de Jamila se reubicaron a un lugar cercano conocido como La Moraleja. En los inicios del siglo XV La Moraleja triplicó en población a Montiel y, por esa razón, el maestre de Santiago e infante de Aragón, Don Enrique, vio necesario hacer a La Moraleja villa independiente, concediéndole jurisdicción y sello propios el 10 de febrero de 1421. En agradecimiento hacia él y sus hermanos (los Infantes de Aragón D. Alonso, D. Juan y D. Pedro) La Moraleja cambió su nombre y pasó a llamarse Villanueva de los Infantes.


Villanueva de los Infantes (EL LUGAR DE LA MANCHA), siguió creciendo hasta sobrepasar los 5000 habitantes a mediados del siglo XVI. Esto le valió a Felipe II para proclamarla capital del Campo de Montiel en 1573 tanto política como eclesiásticamente, y capital de Gobernación de la Orden de Santiago.


Las figuras de Santo Tomás de Villanueva, del humanista Jiménez Patón, del artista Francisco Cano o los universales Quevedo, Cervantes o Lope, junto con los festejos celebrados aquí, corridas de toros desde 1630 y corral de comedias, ayudaron a convertir a Villanueva de los Infantes (EL LUGAR DE LA MANCHA) en importante foco cultural.


Villanueva de los Infantes hizo historia en la Guerra de la Independencia, siendo el principal cuartel contra los franceses de Manzanares y manteniendo la resistencia hasta el 1 de enero de 1810. Los franceses estuvieron aproximadamente un año y medio.


En Villanueva de los Infantes se instaló la Junta Superior de La Mancha y tuvo lugar un suceso importante, la proclamación de la Primera Constitución Española en la provincia, el 25 de julio de 1812.


En 1895 la Regente María Cristina le concedió el título de ciudad, y ya en 1974 fue declarada Conjunto Histórico Artístico.